En los últimos años, se ha producido una destacada evolución de las tecnologías de conectividad Wi-Fi que está configurando una edad de oro de las telecomunicaciones. Estás tecnologías no sólo están cambiando la forma en la que nos comunicamos los seres humanos sino que también lo está haciendo de sectores tan importantes a nivel mundial como el financiero, el industrial o el médico.

Entre los últimos avances, que cambiarán las comunicaciones en los próximos años, nos encontramos con dos destacados: WiFi 6 y 5G. Desde TP-Link, te explicamos en que consiste cada una y los usos para los que están destinadas:

Wi-Fi 6
También conocida como Wi-Fi 802.11ax, Wi-Fi 6 es el último estándar de conectividad Wi-Fi desarrollado por la IEEE Standards Association, que mejora la velocidad y la eficiencia energética y reduce la congestión en momentos de uso de ancho de banda masivo. Wi-Fi 6 se creó inicialmente con el objetivo de poder hacer frente al creciente número de dispositivos conectados en el mundo. Por ello, está especialmente indicado para aquellos casos en los que disponemos de un gran número de dispositivos conectados que requieren la mejor conexión.

En cuanto a sus ventajas respecto a las versiones anteriores, destacan tres principales:

  • Mayor velocidad: Wi-Fi 6 permite proporciona un incremento de la velocidad de red en torno al 25%. Esto es posible gracias a la implementación de la modulación 1024-QAM, que proporciona una señal cargada con más datos (cada símbolo lleva 10 bits en vez de 8 bits). Traducido a un lenguaje sencillo, esta modulación permite que los datos viajen de manera más compacta, lo que permite el envío de más datos por el mismo canal, dando lugar a una mayor eficiencia y estabilidad. Por ello, Wi-Fi 6 es ideal para entornos de multitud de dispositivos conectados que requieran gran fluidez de usabilidad como consolas online o Smart TVs.
  • Mayor capacidad: Wi-Fi 6 aumenta la capacidad hasta en cuatro veces cuando hay varios dispositivos conectados a la vez. Esto es posible gracias a las tecnologías OFMDA, MU-MIMO y Coloreado BSS, que proporcionan hasta 4x más capacidad y una latencia reducida hasta en un 75%, permitiendo manejar más dispositivos de forma simultánea.
  • Menor consumo energético: Wi-Fi 6 permite a los dispositivos negociar cuando y con qué frecuencia se despiertan para el envío o recepción de datos, aumentando el tiempo de reposo del dispositivo y mejorando de manera sustancial la vida de la batería de equipos móviles y dispositivos IoT.

5G
5G es un acrónimo para referirse a la quinta generación de las tecnologías y estándares de comunicación inalámbrica. Es decir, es la evolución del actual 4G/LTE. 5G es un salto cualitativo que supondrá grandes avances en velocidad, latencia y eficiencia energética de los smartphones o dispositivos conectados.

La llegada del 5G transformará por completo nuestra sociedad, desde la industria, con máquinas que pueden recibir instrucciones de manera inmediata y sean más eficientes, hasta el sector de la automoción con vehículos que recibirán información en tiempo real, permitiendo a los conductores recibir información que les permita tomar decisiones en su conducción para evitar accidentes e imprevistos.

Gracias a esta nueva tecnología podremos aumentar el número de dispositivos inteligentes como vehículos conectados, robots industriales, mobiliario urbano o cualquier dispositivo inteligente de las smarthomes, que podrán conectarse y compartir información en tiempo real.

Entre las principales ventajas de la red 5G nos encontramos con:

  • Mayor velocidad: con el 5G, la velocidad es hasta 100 veces mayor que en las actuales redes 4G y 10 veces más rápido que las principales ofertas de fibra óptica del mercado, permitiendo navegar hasta a 10 GBps.
  • Menos latencia: ésta es una de las ventajas fundamentales, pues permitirá que las interacciones con Internet sean casi instantáneas. Si con la red 4G la latencia está en torno a 100 milisegundos, con la red 5G se situará entre 1 y 3 milisegundos. Éste es un aspecto determinante en casos como el vehículo conectado o la cirugía teleasistida, cuya inmediatez a la hora de ejecutar acciones es fundamental para garantizar la seguridad de las personas.
  • Mayor eficiencia energética: el 5G proporciona una reducción del consumo enerjético de hasta el 90%, permitiendo que las baterías de los dispositivos cuenten con una mayor autonomía y un periodo de ida más amplio.

Los próximos años marcarán un rumbo fundamental en el devenir de ambas tecnologías, que ya están permitiendo pasar de una sociedad de personas conectadas a otra en la que, además, estas personas se conectan con los elementos que le rodean.