Los trabajadores de hoy en día ya confían en la IA para realizar casi la mitad de sus tareas laborales, según un nuevo estudio de Salesforce. Aunque se sienten más cómodos cuando la IA y los humanos trabajan juntos, también están empezando a confiar en esta tecnología para que realice, de forma autónoma, tareas que les ahorran tiempo, como escribir código, analizar datos para extraer información y redactar comunicaciones escritas.

Los trabajadores aún no lo delegan todo en la IA. De hecho, el estudio muestra que los empleados actuales prefieren que tareas, como por ejemplo todas aquellas relacionadas con la seguridad de los datos, sean supervisadas por humanos. Pero es probable que esto no dure mucho. La encuesta también sugiere que invertir en conocimiento y educación genera confianza en un futuro dominado por la IA autónoma.

A medida que la tecnología avanza, las personas vislumbran un futuro en el que la IA puede operar completamente por sí misma. La investigación de Salesforce, para la que se ha encuestado a casi 6.000 personas de todo el mundo, revela que los trabajadores están entusiasmados ante la idea de un futuro impulsado por la IA. También destaca la importancia del toque humano a medida que adquieren confianza, conocimientos y experiencia con las herramientas de IA.

Datos destacados del estudio

Los trabajadores de todo el mundo, especialmente los directivos, creen en un futuro autónomo y ya están delegando tareas en la IA 

Los líderes empresariales confían más en la IA que el resto de los empleados, ya que la utilizan para realizar el 51% de su trabajo, porcentaje que se reduce hasta el 40% en el caso de los trabajadores de base.

En la actualidad, los trabajadores ya confían en la IA para realizar aproximadamente el 43% de sus tareas laborales, lo que indica un cambio de percepción hacia la descarga de trabajo en herramientas de inteligencia artificial. Por otro lado, el 77% de los trabajadores de todo el mundo acabará confiando en la IA para que trabaje de forma autónoma. Esta cifra incluye al 10% de los que ya confían en la IA para operar de forma autónoma, al 26% que lo hará en menos de tres años y al 41% que da un plazo de tres o más años.

Aunque prefieren la colaboración entre IA y humanos, los trabajadores están empezando a confiar en que la IA se encargue sola de ciertas tareas

En la actualidad, el 54% de los trabajadores de todo el mundo confía en que los humanos y la IA realicen juntos la mayoría de las tareas laborales. Cuando se preguntó a estos trabajadores si confiaban en la IA para realizar algunas de estas mismas tareas de forma autónoma, la respuesta, para un pequeño grupo, fue «algunas». Entre los cometidos con los que se sienten cómodos delegando completamente en la IA se incluyen: escribir código (15%), extraer información de datos (13%), desarrollar comunicaciones internas y externas (12%) y actuar como asistente personal (12%).

Sin embargo, en opinión de los encuestados hay otras funciones que, por el momento, requieren la participación de un humano. De esta forma, los trabajadores son más propensos a confiar únicamente en los humanos para realizar tareas como ser inclusivos (47%), incorporar y formar al personal (46%) o proteger los datos y mantenerlos seguros (40%).

La participación humana y la capacitación pueden allanar el camino hacia un futuro de IA autónoma

El 63% de los empleados de todo el mundo afirma que una mayor implicación humana aumentaría su confianza en la IA. Además, la preocupación por el desarrollo de esta tecnología puede deberse a una falta de comprensión, ya que el 54% de los trabajadores afirma no saber cómo se implementa o gobierna la IA en su lugar de trabajo. En cambio, aquellos que dicen saberlo son cinco veces más propensos a afirmar que confiarán en que la IA funcione de forma autónoma en los próximos dos años.

La formación puede ser otra de las claves para confiar en la autonomía. Así, el 62% de los trabajadores asegura que disponer de más oportunidades de desarrollo de habilidades y formación aumentaría su confianza en la IA.

«Los trabajadores están entusiasmados con un futuro impulsado por la IA y este estudio muestra que el compromiso humano puede ayudarnos a llegar allí. Al poner a los humanos al timón de los sistemas de IA actuales, podemos generar confianza e impulsar su adopción, lo que permite a los trabajadores descubrir todo lo que la IA puede ofrecerles» afirma Paula Goldman, Chief Ethical and Humane Use Officer.